Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
7 ideas de recetas para cocinar papillas de bebés con Thermomix
Necesidades nutritivas en la adolescencia
Consejos de alimentación
Alimentación infantil: 6 - 12 meses
Alimentación infantil: 1 - 3 años
Alimentación infantil: 4 - 10 años
Alimentación infantil: 11 - 14 años
Régimen nutricional equilibrado
Restaurantes de comida rápida
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Viajes

Alimentación infantil: 1 - 3 años


El período de uno a tres años es el de los grandes descubrimientos gustativos. A esta edad, el niño es muy curioso, por lo que debemos aprovechar para iniciarle en los miles de sabores, aunque sobre todo en el de las frutas y las verduras. Cuanto antes descubra estos sabores, mayores son las probabilidades de que le gusten cuando sea mayor.

Azúcar y sal

El niño pequeño no tiene ninguna necesidad nutritiva de sacarosa, (único componente del azúcar). Por contra, tiene unos dientecitos frágiles para los que el azúcar no es del todo indicado. Aunque, claro, su placer gustativo es importante. Por ello, debemos encontrar el equilibrio adecuado para que aprenda a apreciar los productos azucarados en su justa medida. A diario podemos hacerle apreciar el dulce sabor de las frutas naturales.

Hemos hablado del azúcar pero, ¿qué pasa con la sal? Sobre el plano nutritivo, las aportaciones de sal de la alimentación cubren ampliamente sus necesidades. El gusto se educa y las costumbres adquiridas durante la infancia son importantes en la vida del niño. Si el niño come moderadamente salado, tenderá a salar menos sus platos cuando sea más mayor.

Alimentación infantil: alimentación en los niños de 1 a 3 años

Leche de crecimiento

Numerosos estudios muestran que existe, entre el primer y el tercer año de vida del pequeño, un elevado riesgo de déficit de hierro. El hierro es un oligoelemento importantísimo en el período de crecimiento ya que interviene en la formación de los glóbulos rojos. Las leches de crecimiento contienen la cantidad suficiente de hierro para responder a las necesidades de esta edad. Estas leches de crecimiento también cubren las necesidades de ácidos grasos esenciales y vitamina E. Además, están adaptadas para asegurar una correcta transición entre la leche de crecimiento y la leche de vaca.

Agua natural

El organismo del niño está constituido mayormente de agua (el 60 % del peso del cuerpo en 1 año). Al ser la sed una señal tardía de la necesidad de agua, es bueno proponerle al niño beber regularmente. Si no la necesita, no se le debe forzar a beber. El agua deberemos dársela natural, sin azúcar ni aromas.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto