Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Etapas del embarazo
Fecha de ovulación
Guía básica sobre la fecundación in vitro
Infecciones vaginales por hongos durante el embarazo
Mejores zapatos para embarazadas
Primer mes del embarazo
Segundo mes del embarazo
Tercer mes del embarazo
Cuarto mes de embarazo
Quinto mes del embarazo
Sexto mes de embarazo
Séptimo mes del embarazo
Octavo mes del embarazo
Noveno mes del embarazo
Sexo del bebé
Alimentación y embarazo
Alimentos a evitar
Sobrepeso
Aborto natural
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Viajes

Guía básica sobre la fecundación in vitro


Guía básica sobre la fecundación in vitro El primer bebé por fecundación in vitro nació en 1978 y desde entonces esta técnica no ha dejado de evolucionar. Actualmente se trata de una técnica que goza de una gran aceptación ayudando a parejas de todo el mundo con problemas de fertilidad a poder ser padres/padres. A continuación se presenta una completa guía realizada por expertos en la materia sobre este tipo de tratamiento para que pueda comprender y adentrarse mejor en la técnica.

¿Qué es la fecundación in vitro?

La fecundación in vitro es una técnica que consiste en unir el óvulo de una mujer con el esperma de un hombre dentro del laboratorio. Después de esto se introduce el embrión en el vientre de la madre para conseguir un embarazo. En el primer paso las mujeres toman medicamentos para la fertilidad a fin de lograr estimular sus ovarios para que pueda producir óvulos. Mientras en un ciclo menstrual normal las mujeres solamente producen un óvulo, con estos medicamentos se producen más óvulos, consiguiendo que la técnica pueda ser más exitosa. La mujer se monitoriza de cerca durante todo el proceso.

En el segundo paso el médico inserta una aguja por la vagina de la mujer hasta los ovarios para poder extraer los óvulos. Aunque es algo incómodo, no llega a ser molesto porque se utilizan sedantes normalmente. Además mientras se extraen los ovarios de la mujer se consigue también una muestra del semen del hombre para poder realizar el proceso completo.

En el tercer paso, los ovarios y el esperma se mezclan en el laboratorio y aproximadamente 20 horas después se puede determinar si el esperma ha fertilizado algún óvulo, y si algún embrión está creciendo. Estos embriones se incuban en el laboratorio entre dos y cuatro días. Finalmente, uno de estos embriones se introduce en el útero de la mujer por el cuello del útero, mediante un catéter, y la mujer tendrá que descansar un poco y tomar hormonas durante unas semanas. Pasado este período se determinará si el embrión se ha implantado bien en el útero. Si estás interesado en esta técnica consulta aquí centros especializados.

¿Cómo saber si se es un buen candidato para la fecundación in vitro?

Este punto no es muy complicado de determinar. La fecundación in vitro es un método aconsejado para todas aquellas parejas que quieren quedar embarazadas y tener un hijo biológico pero no pueden por algunas razones como la endometriosis, el que las trompas de falopio estén dañadas, o la mujer ya no las presente, porque existe un recuento bajo de espermatozoides, así como para las parejas que han intentado diferentes métodos para concebir pero no han tenido éxito con el embarazo. En cuanto a las tasas de aborto involuntario mediante este proceso, cabe señalar que son similares a las de las mujeres que no se han sometido a ninguna técnica de fertilidad.

Otros puntos a tener en cuenta al elegir la fecundación in vitro

A la hora de seleccionar este tipo de técnica se deberán revisar unos cuantos puntos. El primero de ellos es la edad. Cuanto más joven sea la mujer, mayor probabilidad de éxito habrá con esta técnica. Si la que quiere someterse al tratamiento es una mujer mayor, deberá conocer las estadísticas antes de empezar con el procedimiento, para poder decidir.

El costo del proceso también se debe tener en cuenta, ya que variará en función de la clínica, del éxito o el fracaso de cada intento etc. Habrá que saber de antemano si se puede permitir el procedimiento y cuantos ciclos se van a poder intentar si en el primero no se consigue un embarazo exitoso. Además también será muy interesante consultar si se cuenta con un seguro privado, ya que quizá se trate de un procedimiento subvencionado, o al menos alguna de sus partes, esté cubierta por alguna de sus cláusulas.

También se deben tener en cuenta los nacimientos múltiples. Y es que, teniendo en cuenta el procedimiento de la fecundación in vitro, se debe valorar que el riesgo de embarazos múltiples como gemelos, trillizos e incluso más bebés, es posible. Los futuros padres deberán decidir si estarían dispuestos a asumir el compromiso de sacar adelante 4 embriones. Se trata de una posibilidad que se debe tratar de antemano y que los médicos también deberán tratar con los pacientes antes de comenzar el tratamiento.

En cuanto a los embriones que van a sobrar, se debe tener en cuenta que es probable que haya más embriones sobrantes que los que se vayan a implantar. Si esto sucede, se tendrá que haber decidido de antemano lo que se quiere hacer con estos embriones extra. Mientras algunas personas prefieren destruirlos, otras prefieren congelarlos para poder usarlos con posterioridad. Sea cual sea la opción que se elija, se deberá llegar a un consenso entre familia y médicos, que quede claro antes de comenzar con el procedimiento para que no haya ningún tipo de malentendido una vez iniciada la fecundación in vitro.

Además, se deberá valorar que las hormonas que las mujeres van a tomar para estimular sus ovarios pueden suponer para estas diferentes efectos secundarios, algunos de los cuales pueden llegar a ser realmente desagradables, como por ejemplo los dolores de cabeza, la sequedad vaginal, los cambios de humor, los sofocos e incluso el desarrollo de quistes en los ovarios. Aunque la mayoría de las mujeres, como es normal, no experimentan ningún tipo de efecto secundario, se debería tener un plan en caso de que se vayan a sufrir estos problemas.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto