Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Asma
Cómo elegir la mochila adecuada para un niño
Cómo proteger a los niños del sol correctamente
Cuidado umbilical y hernia umbilical
Marihuana para tratar el TDAH en niños
Bronquiolitis
Dislexia
Dolores de cabeza
Hemorragias nasales
Hiperactividad
La siesta
Remedios naturales
Sarampión
Varicela
Caries del biberón
Prevención de la caries
Cepillado dental
Miedo al dentista
Viajes

Hemorragias nasales


¿Tu hijo sangra regularmente por la nariz? Es algo impresionante pero no debemos alarmarnos porque la epistaxis afecta a un buen número de jóvenes y niños, e incluso a adultos. Veamos a continuación las causas de las hemorragias nasales, las formas de actuar ante un sangrado nasal y las soluciones médicas.

¿Qué es una hemorragia nasal?
Es la hemorragia de la nariz en respuesta a la rotura de vasos sanguíneos presentes en las ventanas nasales. La hemorragia nasal puede sobrevenir espontáneamente sin razón precisa o ser provocada por diferentes factores. La hemorragia nasal no es preocupante y puede ocurrir en cualquier edad, de una manera más o menos frecuente.

Salud infantil

¿Cuáles pueden ser las causas de la hemorragia nasal?
Aunque la hemorragia nasal pueda llegar sin razón precisa, las principales causas son las siguientes: Un pequeño golpe en la nariz, que el niño se rasque o se suene la nariz muy fuerte, una fractura de la nariz, debilidad a nivel de las venas varicosas, una altitud elevada u otro cambio de presión atmosférica, una exposición demasiado larga al sol (lo que deseca las paredes internas de la nariz), calor elevado en el ambiente o una infección (sinusitis, por ejemplo)

¿Cómo actuar en caso de sangrado de nariz?
Conviene, en primer lugar, sentar al niño con la espalda derecha y la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante (con el fin de evitar que la sangre fluya hacia la garganta). Pellizca luego la ventana nasal entre los dedos con el fin de crear un punto de compresión durante una pequeña decena de minutos (siempre inclinada la cabeza hacia adelante).

Si las hemorragias nasales son frecuentes en tu hijo, quizás es conveniente que humidifiques el entorno de tu casa, particularmente su dormitorio. En caso de hemorragia repetida y persistente en el niño, o si la hemorragia llega en respuesta a un choque violento en la cabeza, en respuesta a una caída o si se acompaña de vómito o de fiebre, consulte a su médico sin faltar.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto