Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
7 beneficios de los purificadores de aire para los bebés
Cómo deben ser los protectores de cuna del bebé
Consejos de compras para el bebé antes del parto
Diferencias entre andador y correpasillos
Mejores alimentos para el embarazo
Primer mes del bebé
Regalos para bebés
Tipos de portabebés
Tronas de madera evolutivas
Segundo mes del bebe
Tercer mes del bebé
Cuarto mes del bebé
Quinto mes del bebé
Sexto mes del bebé
Séptimo mes del bebé
Octavo mes del bebé
Noveno mes del bebé
Décimo mes del bebé
Undécimo mes del bebé
Primer año del bebé
Bebés prematuros
Cuidados de un bebé prematuro
Tipos de leche de bebés
La lactancia
Accesorios de lactancia
Productos de calidad para tu bebé
Diversificación alimenticia
Paso a la cuchara
Introducción al vaso
Aprender a hablar
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Viajes

Octavo mes del bebé


Desarrollo del bebé. Octavo mes Este mes, el bebé va a dar un paso muy importante en su desarrollo psicológico: por fin se dará cuenta de su propia existencia. Pero esto le hará plantearse cosas y ponerse preguntas sobre su vida sin ti. De este comportamiento va a derivarse un período más o menos largo donde el pequeño no soportará muy bien tu ausencia. No te enfades con él si le entra una llorera porque te alejas de él aunque sea un poco, ya que te quiere y lo único que tiene miedo es de perderte. Aparte de este período un poco difícil, si participas en sus juegos conseguirás de él un regalazo: sus carcajadas.

El pequeño cada vez se siente más seguro de sus manos y poco a poco empieza a descubrir su cuerpo. Es la época en la que empieza a cogerse los pies para llevárselos a la boca, se toca la nariz, las orejas,... empieza a conocer su cuerpo. Sigue adorando el baño y sobre todo, jugar en él. Lo de chapotear le sigue fascinando y cuando salpica a alguien generalmente suelta una carcajada de felicidad.

En esta época, como ya dijimos antes, el bebé ha descubierto un poco la angustia, por lo que puede que ciertas noches se despierte agitado llorando. No es nada muy grave. Cálmalo con tu presencia y eventualmente tómalo en brazos. Pronto se volverá a dormir. Lo hará tan pronto se haya dado cuenta de tu tranquilizadora presencia. Puedes calmarle con palabras suaves, pronunciadas muy suaves y lentas.

El bebé patalea mucho y pasa de su espalda al vientre y viceversa con mucha facilidad. Cuidado con él. También empieza a tener mayor tono muscular. Si le coges de los brazos, con facilidad adoptará la posición de sentado. Una vez en esa posición, intentará mantenerse sólo, pero aún necesita tranquilizarse y equilibrarse apoyándose en una mano. En posición de pie continúa empujando con sus piernas y hasta comienza a hacer ejercicios de flexiones de las rodillas, como entrenándose para cuando lleguen los primeros pasos. Pero aún queda para eso, sé paciente.

Ya hemos dicho que el pequeño ha descubierto la angustia y cierto miedo. Ahora no le gustan las situaciones poco frecuentes. De hecho, las caras desconocidas le pueden provocar incluso miedo y ponerse a llorar espontáneamente. Para el bebé, el paraíso es estar en casa con mamá, papá y sus hermanos. Allí se siente en el centro de todo el mundo y todo el mundo se mueve y hace cosas, lo que le hace feliz. Apreciará cada pequeño momento con mamá o papá que le hablan o hacen cosas a su lado.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto