Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Inglés para niños
Juguetes infantiles
Vuelta al cole
Apoyo escolar
Fotos de niños
Niños y mascotas
Actividades extraescolares
Etapa de preguntas
Beneficios del deporte en los niños
Deporte: desarrollo psicológico
Fútbol
Esquí
Equitación
Artes marciales
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Viajes

Equitación


Niños y deporte: equitaciónEl caballo es muy a menudo el animal preferido de los niños. Imponente y elegante, el caballo es un protagonista disponible que se deja conquistar y al mismo tiempo dirigir. La equitación es una actividad deportiva que se puede empezar desde la edad más temprana y que le permite a los más pequeños desarrollarse correctamente tanto desde el punto de vista físico como psíquico.

El elemento fundamental en sí mismo es el caballo y la interacción entre el niño y él. El animal no es un instrumento simple: está vivo. El caballo representa una dinámica de intercambio activo: él se deja acariciar y tocar, pero pide también ser respetado, cuidado, cepillado y alimentado. Una interesante y completa relación se establece entre el animal y el niño, que será útil para desarrollar el sentido de la responsabilidad y del respeto en el niño.

Y es que para aprender a montar, en efecto, el niño debe necesariamente estar en sintonía con el caballo y con sus movimientos. Esta necesidad estimula la musculatura del niño, además de la coordinación y del sentido del equilibrio. La confianza que se genera entre el animal y el niño también es importantísima. La actividad ecuestre generalmente se practica en grupos con un carácter lúdico y deportivo que favorece la maduración social y la adaptación al medio ambiente.

¿Para qué niños está aconsejada la equitación?
La equitación es un deporte adaptado para niños que presentan comportamientos particularmente solitarios y cerrados, pero también con una cierta pasividad, falta de ánimo o con baja confianza en ellos y en sus propias capacidades. La equitación es también un deporte adaptado para los niños impulsivos, que tienen dificultad para concentrarse. Ellos pueden encontrar atracción por el caballo y centrar en él su interés.

El niño percibe conforme transcurren las sesiones que su complicidad con el caballo o el poney es mayor y se siente poco a poco más confiado y fuerte. La tolerancia al esfuerzo y la percepción de la relación con el otro (en este caso el caballo), es también importante.

En resumen, la práctica de esta actividad conduce al niño a la adquisición de seguridad y confianza en sus propias aptitudes. Sin olvidar el enriquecimiento de la experiencia y la superación de los miedos gracias a la conquista de la autonomía y de la capacidad de decidir.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto