Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
30 frases de cumpleaños para un hijo
5 beneficios de la chía para bebés y niños
Beneficios de contar cuentos a los niños
Beneficios del patinaje en los niños
Cómo enseñar a escribir sin faltas de ortografía
Cómo enseñar a nuestros hijos a colorear
Cómo escoger las mejores alfombras infantiles
Cómo fotografiar niños y bebés con los mejores resultados
Consejos para comprar los regalos de Navidad
Consejos para mejorar la letra de los niños
Consejos para reducir el miedo al dentista en niños
Inglés para niños
Juguetes infantiles
Juguetes para niños
Los 5 mejores hoteles para niños de España
Problemas ortopédicos más comunes
Razones para no comprar auriculares baratos para niños
Recomendaciones para ir de crucero con niños
Significado de soñar con niños
Uso de apps educativas para aprender y entretener
Vuelta al cole
Apoyo escolar
Fotos de niños
Niños y mascotas
Actividades extraescolares
Etapa de preguntas
Beneficios del deporte en los niños
Deporte: desarrollo psicológico
Fútbol
Esquí
Equitación
Artes marciales
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Viajes

Esquí


Niños y deporte: esqui¿A qué edad puede un niño iniciarse en el esquí? ¿Cuáles son las recomendaciones que hay que conocer? Para resolver éstas y otras dudas que hayan podido surgiros, hemos preparado un completo artículo que os será de gran ayuda. Lo primero que debéis saber es que el esquí es una actividad en la que los niños pequeños comienzan cada vez más temprano.

¿A qué edad puede comenzar a esquiar un niño?
Si la edad de 4 años os parece precoz, tratad de mirar y observar a los niños de esta edad sobre la nieve: los veréis deslizarse, caerse, saltar, levantarse y de nuevo lanzarse divirtiéndose y sin el temor que muchos adultos tenemos. Los monitores de esquí y médicos deportivos son unánimes al respecto: los niños pueden comenzar a esquiar desde muy pequeños. Casi tan pronto como se tengan en pie sobre sus piernas. Y en efecto, las piernas de los niños pequeños son cortas y, por tanto, su centro de gravedad es más bajo con relación a los adultos, lo que explica la gran facilidad que tienen para deslizarse sin caerse.

Por otra parte, sus huesos son todavía elásticos y flexibles, por lo que hay menos riesgos de sufrir traumatismos o fracturas como los adultos. Además, sus articulaciones al ser más móviles, les permiten efectuar movimientos casi imposibles para nosotros. Sin contar que los niños, generalmente, no tienen miedo, por lo que no están retenidos por el temor y la aprehensión que un adulto puede tener en lo alto de una pista.

La ropa y el equipo son muy importantes. En primer lugar encontramos el caso: obligatorio e importantísimo para los niños. Escoged un modelo homologado. No olvidéis tampoco las gafas de sol para proteger los ojos del reflejo del sol sobre la nieve, mismo aunque el cielo esté nublado. La crema solar de proteccíón total es imprescindible para proteger la frágil piel del niño de las quemaduras del sol (muy frecuentes en la montaña debido al reflejo del sol sobre la nieve).

Las escuelas de esquí para los niños
Apuntar al niño a una escuela de esquí, es permitirle al pequeño adquirir las nociones básicas para esquiar gracias a la ayuda de los monitores especializados. Puede que el niño al principio se muestre reticente y se niegue a participar en los ejercicios propuestos por los maestros, pero calma, que muy pronto se implicará en la actividad y en los juegos propuestos. Los monitores saben conseguir que los niños confíen en ellos y que aprendan las nociones básicas del esquí de una forma lúdica. Además, aprender de esta forma tan natural hace que el niño lo asimile mucho mejor.

Consejos para los padres
Cuando acompañes al niño a la escuela de esquí, al igual que hiciste en los primeros días del cole, habla con él sin que note tu inquietud o temor (en caso de que los tengas), no te quedes demasiado tiempo y deja que el niño se reúna con el grupo. Así es como el niño se sentirá más seguro de sí mismo y confiará el monitor desde el principio. Si el niño encuentra dificultades al principio o no llega a hacer correctamente los ejercicios, anímale a que participe en las próximas sesiones, pero sin ser severo con el niño. Muéstrale el lado positivo de la actividad y subraya los progresos que haya conseguido, aunque hayan sido mínimos.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto