Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Vuelta al cole
Apoyo escolar
Fotos de niños
Niños y mascotas
Actividades extraescolares
Etapa de preguntas
Beneficios del deporte en los niños
Deporte: desarrollo psicológico
Fútbol
Esquí
Equitación
Artes marciales
Obesidad infantil
Padres
Parto
Salud infantil
Viajes

Fútbol


Niños y deporte: fútbolEl fútbol puede llegar a ser una lección de la vida: un aprendizaje de las reglas de vida en armonía y respeto con los otros. Sobre el terreno de juego, el niño aprende a jugar con sus compañeros, a hacer esfuerzos físicos para alcanzar metas, pero también a aceptar el fracaso y las decepciones.

Según los profesionales de la salud y la infancia, el fútbol es un deporte que favorece el desarrollo físico del niño, estimula el aparato respiratorio, el circulatorio y aumenta la potencia muscular y desarrolla la coordinación. Por otra parte, el fútbol es un juego de equipo en el que cada uno tiene un papel bien definido y escogido según sus características físicas y psicológicas, pero también según sus gustos. Cada niño aprende así a ponerse en disposición del grupo y a compartir sus capacidades para alcanzar un objetivo común.

Además, es un deporte que requiere también un correcto comportamiento y de un gran sentido de la responsabilidad: un mal comportamiento puede arrastrar una sanción, como el paso de la pelota al equipo contrario o, en casos más fuertes, una expulsión del terreno de juego por parte del árbitro, lo que le causaría un perjuicio tanto para el niño mismo, como para el equipo.

La autoridad y el respeto de las reglas está representada por el árbitro, el único juez sobre el terreno de juego. Y las decisiones de él deben ser respetadas por todos los niños. Estamos ante una representación de la autoridad que también puede ser benéfica para los niños que tienen dificultad para ceñirse a la disciplina. La práctica del fútbol puede en este sentido ayudarles a comprender que la disciplina, las reglas que hay que respetar, son necesarias dentro del terreno, pero también fuera.

Ciertos padres creen que el fútbol no está adaptado para un niño ya que lo consideran un deporte violento. En realidad, los choques son inevitables en casi todos los deportes en los que hay relación cuerpo a cuerpo. Pero estos "choques" ayudan a los niños a sobrepasar su timidez y a vencer el miedo del contacto físico. Además, la presencia del árbitro garantiza el respeto de las reglas de juego, con la finalidad que el juego no se transforme en un ajuste de cuentas.

La agresividad, en dosis moderadas, no es negativa de ningún modo. Es la motivación interior que incita a sobrepasar sus propios límites y a combatir por alcanzar un fin. El objetivo del fútbol es meter goles. La energía de los niños estará canalizada hacia la portería del contrario y gracias a su "agresividad" conseguirán meter goles o, al menos, harán todo lo posible por alcanzar este fin.

Durante el entrenamiento, los educadores deportivos (especialmente formados para este fin) les enseñan a los niños las reglas de base del fútbol, pero también reglas de vida y de buena convivencia en el juego. Así vemos como el apretón de manos al principio y al final de un partido es habitual o como se ayuda a un adversario a levantarse del suelo después de un contacto físico.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto