Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Beneficios de aprender programación
Claves para enseñar a escribir con buena letra
Consejos para enseñar a nadar a nuestros hijos
Consejos para viajar con bebés y niños
Guía para mejorar la seguridad en la habitación de tus hijos
Las mejores cámaras de fotos para niños
Planes divertidos con niños en Lanzarote
Prevención de accidentes domésticos
Relación entre la prolactina y la infertilidad
Relaciones sexuales después de ser padres
Tipos de custodias e impacto en los niños
Internet seguro
Contratar una canguro
Segundo hijo
Los deberes
Caprichos infantiles
Bicicleta en familia
Inculcar la lectura
Niños superdotados
Signos de niños superdotados
Características de los niños superdotados
Parto
Salud infantil
Viajes

Caprichos infantiles


Caprichos infantiles. Niños caprichosos.¿Queremos que nuestros hijos se conviertan en reyes, que no encuentren límites ni restricciones, y que se conviertan en personas insatisfechas e impacientes o, por el contrario, queremos inculcarles un mínimo de autoridad y de límites? Todos los niños tienen tendencia a ser caprichosos. Y de no tomar medidas, podrían tener una rabieta a la más mínima negativa a la que se enfrenten. En este artículo veremos cómo evitar esto y cómo limitar las crisis de lágrimas y rabietas de los niños.

Un buen número de padres tiende a ceder ante los niños al menor capricho y con ello van más allá de sus propias necesidades y exigencias. ¿Por qué razón? La primera razón es la dificultad que encuentran para establecer reglas claras y precisas de disciplina. Pero también ocurre por temor a suscitar una reacción negativa en los niños o las ganas de proteger al niño de cualquier frustración y el "inevitable" sentimiento de culpabilidad posterior. Otros, debido al ritmo de vida que llevan, han instaurado una relación basada en regalos para hacerse perdonar por tan prolongadas ausencias.

Todas estas actitudes llevan a formar a un niño indisciplinado, insatisfecho y caprichoso, que no seguirá las reglas, no participará, no se implicará y, sobre todo, lo querrá todo y lo querrá enseguida. Así, no tolerará negativas y adoptará rabietas al menor signo oposición de sus padres o de su entorno.

Ser claro y firme sobre las principales reglas
Es importante que los padres instauren reglas inamovibles para los niños tales como permanecer sentado y atado en el asiento del coche, dar la mano por la calle, acostarse a una hora establecida, comportarse correctamente en la mesa,... reglas que difieren de una familia a otra según las exigencias de cada una, pero que deben ser firmes.

Permanecer sereno frente a los lloros de nuestro hijo
Es importante que los padres aprendan a comprender si el niño llora por un motivo justificado o no, y sepan lidiar con él, si es un capricho. En caso de ser un capricho, el adulto no debe darle importancia a ese lloro. Muchas veces, el niño se pone caprichoso para llamar la atención, para haceros cambiar de opinión o para haceros ceder.

Enseñar al niño a saber esperar
La espera le permite al niño aceptar mejor la frustración y aprender a ser paciente. El niño debe saber que no se puede tener siempre una gratificación inmediata. La espera no dificulta el desarrollo psicológico del niño, sino todo lo contrario: contribuye a su fortalecimiento.

Enseñar a vuestros hijos a saber esperar es una de las pruebas más bellas de amor que vosotros podáis darles para su formación y para su futuro devenir como adulto.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto