Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Beneficios de aprender programación
Claves para enseñar a escribir con buena letra
Cómo mejorar la a seguridad de los niños en casa
Consejos para enseñar a nadar a nuestros hijos
Consejos para viajar con bebés y niños
Cultivos hidropónicos
Guía para mejorar la seguridad en la habitación de tus hijos
Las mejores cámaras de fotos para niños
Planes divertidos con niños en Lanzarote
Prevención de accidentes domésticos
Relación entre la prolactina y la infertilidad
Relaciones sexuales después de ser padres
Tipos de custodias e impacto en los niños
Internet seguro
Contratar una canguro
Segundo hijo
Los deberes
Caprichos infantiles
Bicicleta en familia
Inculcar la lectura
Niños superdotados
Signos de niños superdotados
Características de los niños superdotados
Parto
Salud infantil
Viajes

Consejos para enseñar a nadar a nuestros hijos


Consejos para enseñar a nadar a nuestros hijosUna de las cosas que más disfrutamos durante la maternidad (y la paternidad también, por supuesto) es jugar con nuestros bebés y prepararlos para que puedan llevar una vida sana y sobre todo, muy feliz. En estos casos, el ambiente acuático parece ser una de las cosas que más disfrutan los chiquilines en las primeras etapas de su vida, así que no lo prives de llevarlo a la piscina y que pueda no sólo disfrutar de ello, sino también desarrollar sus capacidades motrices. Aquí te dejamos con algunos consejos básicos a tener en cuenta.

Trabaja la respiración

Evidentemente, lo más importante que debemos tener en cuenta cuando enseñamos a nadar a nuestros hijos es la respiración. En un ambiente acuático esta es la prioridad número uno, así que para ello comienza siempre por regar el agua sobre su cabeza (con una regadera por ejemplo), esto le permitirá familiarizar sus vías respiratorias con el medio.

Al mismo tiempo, podrás realizar pequeñas inmersiones en el agua, siempre de un modo delicado y realizando paralelamente ejercicios de burbujas (puedes emplear un objeto flotante para que él lo desplace con su propia boca). En etapas avanzadas, podrás jugar también a recoger juguetes del fondo de la piscina.

Sobre la flotación

Muchos padres entienden que la natación y los ejercicios en el agua se resumen solamente a que el niño aprenda a flotar, e incluso pretenden desarrollar esta habilidad desde los primeros momentos de contacto con el medio acuático. Esto es un error, si bien lo más importante es que el bebé aprenda a flotar por sí solo, precisamente a través de ejercicios más naturales y que con el paso del tiempo le permitirán equilibrarse sobre el agua. Por lo tanto, nunca fuerces al niño para que flote, y recuerda que este tipo de ejercicios debe implementarse posterior a los tres años de edad.

Ejercicios de deslizamiento

Cuando realizamos deslizamientos, estamos contribuyendo a las capacidades motrices del bebé e incluso, colaborando con sus habilidades para la flotación. En este sentido, puedes optar por trasladar al bebé sobre el agua (persiguiendo objetos, cubriendo tramos pequeños, etc.) y avanzando solamente cuando ellos muevan sus extremidades.

Enseñar a nadar a nuestros hijos

Fuente de la imagen: http://www.piscinasdesmontables.com/piscinas-intex/

También podrán ubicarse ambos padres, uno frente al otro y a una distancia relativamente corta, con el objetivo de impulsar al pequeño en ambos sentidos. Esto permitirá que el niño se encuentre solo por momentos en la zona intermedia entre ambos padres, promoviendo su autonomía en el agua y familiarizándose con la posición horizontal (inclinada-ventral) que le permitirá desplazarse de un modo seguro.

¡A saltar!

Los saltos también permiten desarrollar en el pequeño algunas habilidades como la flotación, la inmersión y el trabajo con la respiración. Generalmente, este tipo de actividades debe comenzar a aplicarse a partir de los tres años de edad, y aunque se trata de una práctica que los niños disfrutan mucho, las primeras veces deberá realizarse tomado de la mano de un adulto, en aras de evitar accidentes con el bordillo de la piscina.

En el caso de los saltos con inmersión, estos deben introducirse paulatinamente, al mismo tiempo que controlamos la altura y la profundidad con que se realizan. Para ello, bien podemos saltar con el pequeño y abrir los ojos bajo el agua, o pedirle que salte y nos alcance a cierta distancia dentro de la piscina.

Consejos finales

Recuerda que la natación para niños es un proceso gradual que comienza a partir de los seis meses de edad y hasta los cinco años. La manera en que asimila las nuevas habilidades motrices sobre el agua, dependen no sólo del pequeño, sino también de nuestra dedicación. Nunca deberemos forzar el proceso de aprendizaje, puesto que podríamos estar logrando un efecto negativo. En cambio, permítele que disfrute cada momento sobre el agua.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto