Accesorios de bebés
Actividades
Adolescentes
Alimentación
Bebés
Dibujos
Dibujos para colorear
Educación
Embarazo
Fiestas infantiles
Juegos para niños
Lectura infantil
Niños
Obesidad infantil
Padres
Beneficios de aprender programación
Claves para enseñar a escribir con buena letra
Cómo mejorar la a seguridad de los niños en casa
Consejos para ahorrar en la Vuelta al Cole
Consejos para enseñar a nadar a nuestros hijos
Consejos para viajar con bebés y niños
Cultivos hidropónicos
Guía para mejorar la seguridad en la habitación de tus hijos
Las mejores cámaras de fotos para niños
Planes divertidos con niños en Lanzarote
Prevención de accidentes domésticos
Relación entre la prolactina y la infertilidad
Relaciones sexuales después de ser padres
Tipos de custodias e impacto en los niños
Internet seguro
Contratar una canguro
Segundo hijo
Los deberes
Caprichos infantiles
Bicicleta en familia
Inculcar la lectura
Niños superdotados
Signos de niños superdotados
Características de los niños superdotados
Parto
Salud infantil
Viajes

Prevención de accidentes domésticos


Padres. Evitar accidentes domésticosCerca del 80 % de los accidentes de la vida corriente que afectan a niños menores de 6 años pasan en el interior o en los alrededores de su casa. Para prevenir estos accidentes domésticos en niños de 0 a 6 años, ciertas nociones básicas son indispensables.

Vigilar y educar, palabras clave para evitar el peligro

Evitar los accidentes domésticos del niño sin tener que prohibirle que haga nada es posible. La primera regla es vigilar al niño en cada instante. Un solo segundo de descuido y el accidente, pequeño o grave, puede ocurrir. Ocúpate por tanto de vigilar siempre al chiquillo o pedir a otro adulto suplirle en esa tarea. Nunca lo dejes sólo o bajo la guardia de otro niño.

En segundo lugar, hay que siempre explicarle los peligros a su niño, antes que prohibir. Dándole a entender claramente con palabras adaptadas a su edad los riesgos que corre, así como el modo de evitarlos, le estarás ayudando a progresar y lo acompañarás en su descubrimiento del mundo.

Atención a las caídas

Entre los 0 y los 6 años, la caída es el accidente más frecuente. Sin embargo, podemos evitarlo adoptando unas ciertas pautas:

  • Sobre el cambiador, nunca te alejes del niño aunque sea un instante corto.
  • Las sillas altas para comer, deben cumplir todas las exigencias de seguridad y, lo más importante, el niño siempre debe estar atado.
  • En las escaleras, instala barreras de seguridad.
  • Para evitar que no se incline por las ventanas, nunca coloques muebles u objetos bajo las ventanas porque el niño puede subirse arriba. Bloquea las ventanas con un sistema de seguridad y procura que él no pueda escalar o pasar a través de los barrotes del balcón.

Limita los riesgos de ahogos

Es bien sabido que los niños de 1 y 4 años se lo llevan todo a la boca: descubren, prueban,... Sin embargo, hay que tener cuidado con que no se atraganten o no traguen sustancias tóxicas.

  • No dejes pequeños objetos, pequeños alimentos o bolsas de plástico a su alcance.
  • Acuesta al bebé sobre la espalda, con un pijama a su medida y en una cuna conforme con las exigencias de seguridad. La cuna no debe tener cojines ni juguetes.
  • No dejes que ningún animal doméstico entre en la habitación del pequeño, por temor a que ellos se acuesten en su cama o tengan una reacción imprevisible.
  • Pon fuera de su alcance cinturones, los cordones de cortinas, collares, pañuelos, bufandas,...

Desconfía de productos corrientes que pueden representar un riesgo de intoxicación

Las medicinas, los productos de limpieza y de bricolaje, los cosméticos y ciertas plantas de interior son muy tóxicas, Mantenlos fuera de su alcance, si es posible cerrado con llave.

Evita los riesgos de quemaduras alejando las fuentes de calor

La piel de los niños es más sensible que la de los adultos y los riesgos de quemadura están presentes en cada parte de la casa.

  • Aleja a los niños de los objetos que puedan quemarle: la plancha, bombillas, aparatos de calor y cocción, la estufa, la chimenea,...
  • No pongas nunca alimentos calientes sobre el borde de las mesas o sobre el mantel, ya que el niño puede tirárselos encima.
  • Gire los mangos de las cacerolas u ollas hacia el interior de la cocinera.
  • No dejes cerillas, encendedores o velas al alcance del niño.

El agua representa un peligro potencial de los niños

20 cm de agua bastan para que el niño se ahogue. ¡Nunca los dejes solos! Prevé de antemano todo lo que vas a necesitar y no te alejes de él mientras que se da su baño (bañera) o mientras que se baña (piscina). Verifica la temperatura del agua del baño del bebé (37°C) e instala dispositivos de seguridad sobre los grifos con el fin de que el niño no se queme abriéndolos o manipulándolos.




  © 2009 guia-padres.com - Información para padres y madres sobre embarazo, bebés, niños y adolescentes. Aviso legal - Contacto